156 Señor
, qué grande es tu misericordia;
que el seguir tus ordenanzas me reanime.