160 La esencia misma de tus palabras es verdad;
tus justas ordenanzas permanecerán para siempre.