19 No soy más que un extranjero en la tierra.
¡No escondas de mí tus mandatos!