39 Ayúdame a abandonar mis caminos vergonzosos,
porque tus ordenanzas son buenas.