71 El sufrimiento me hizo bien,
porque me enseñó a prestar atención a tus decretos.