94 Soy tuyo, ¡rescátame!,
porque me he esforzado mucho en obedecer tus mandamientos.