8 El Señor
te protege al entrar y al salir,
ahora y para siempre.