1 Salmo 121
Cántico para los peregrinos que suben a Jerusalén.
Levanto la vista hacia las montañas,
¿viene de allí mi ayuda?
2 ¡Mi ayuda viene del Señor
,
quien hizo el cielo y la tierra!
3 Él no permitirá que tropieces;
el que te cuida no se dormirá.
4 En efecto, el que cuida a Israel
nunca duerme ni se adormece.
5 ¡El Señor
mismo te cuida!
El Señor
está a tu lado como tu sombra protectora.
6 El sol no te hará daño durante el día,
ni la luna durante la noche.
7 El Señor
te libra de todo mal
y cuida tu vida.
8 El Señor
te protege al entrar y al salir,
ahora y para siempre.