1 Salmo 122
Cántico para los peregrinos que suben a Jerusalén. Salmo de David.
Me alegré cuando me dijeron:
«Vayamos a la casa del Señor
».