6 ¡Alaben al Señor
,
quien no permitió que nos despedazaran con sus dientes!