1 Salmo 126
Cántico para los peregrinos que suben a Jerusalén.
Cuando el Señor
trajo a los desterrados de regreso a Jerusalén,
¡fue como un sueño!
2 Nos llenamos de risa
y cantamos de alegría.
Y las otras naciones dijeron:
«Cuántas maravillas ha hecho el Señor
por ellos».
3 ¡Así es, el Señor
ha hecho maravillas por nosotros!
¡Qué alegría!
4 Restaura nuestro bienestar, Señor
,
como los arroyos renuevan el desierto.
5 Los que siembran con lágrimas
cosecharán con gritos de alegría.
6 Lloran al ir sembrando sus semillas,
pero regresan cantando cuando traen la cosecha.