1 Salmo 127
Cántico para los peregrinos que suben a Jerusalén. Salmo de Salomón.
Si el Señor
no construye la casa,
el trabajo de los constructores es una pérdida de tiempo.
Si el Señor
no protege la ciudad,
protegerla con guardias no sirve para nada.
2 Es inútil que te esfuerces tanto,
desde la mañana temprano hasta tarde en la noche,
y te preocupes por conseguir alimento;
porque Dios da descanso a sus amados.
3 Los hijos son un regalo del Señor
;
son una recompensa de su parte.
4 Los hijos que le nacen a un hombre joven
son como flechas en manos de un guerrero.
5 ¡Qué feliz es el hombre que tiene su aljaba llena de ellos!
No pasará vergüenza cuando enfrente a sus acusadores en las puertas de la ciudad.