8 Levántate, oh Señor
, y entra en tu lugar de descanso,
junto con el arca, símbolo de tu poder.