3 La armonía es tan refrescante como el rocío del monte Hermón
que cae sobre las montañas de Sión.
Y allí el Señor
ha pronunciado su bendición,
incluso la vida eterna.