4 Pues el Señor
escogió a Jacob para sí,
a Israel, como su tesoro especial.