7 Oh Señor
Soberano, tú eres el poderoso que me rescató.
Tú me protegiste en el día de la batalla.