5 Entonces oro a ti, oh Señor
,
y digo: «Tú eres mi lugar de refugio.
En verdad, eres todo lo que quiero en la vida.