5 Abre los cielos, Señor
, y desciende;
toca las montañas para que echen humo.