18 El Señor
está cerca de todos los que lo invocan,
sí, de todos los que lo invocan de verdad.