11 No, el Señor
se deleita en los que le temen,
en los que ponen su esperanza en su amor inagotable.