18 Luego, a su orden todo se derrite;
envía sus vientos y el hielo se disuelve.