5 Señor
, solo tú eres mi herencia, mi copa de bendición;
tú proteges todo lo que me pertenece.