42 Los molí tan fino como el polvo que se lleva el viento.
Los barrí y los eché a la calle como suciedad.