8 Los mandamientos del Señor
son rectos,
traen alegría al corazón.
Los mandatos del Señor
son claros,
dan buena percepción para vivir.