6 Pues el Señor declara:
«He puesto a mi rey elegido en el trono
de Jerusalén,
en mi monte santo».