2 Cada día clamo a ti, mi Dios, pero no respondes;
cada noche oyes mi voz, pero no encuentro alivio.