5 Clamaron a ti, y los salvaste;
confiaron en ti y nunca fueron avergonzados.