1 Salmo 28
Salmo de David.
A ti elevo mi oración, oh Señor
, roca mía;
no cierres tus oídos a mi voz.
Pues si guardas silencio,
mejor sería darme por vencido y morir.