1 Salmo 3
Salmo de David, acerca de cuando huía de su hijo Absalón.
Oh Señor
, tengo tantos enemigos;
son muchos los que están en mi contra.
2 Son tantos los que dicen:
«¡Dios no lo rescatará!».
Interludio
3 Pero tú, oh Señor
, eres un escudo que me rodea;
eres mi gloria, el que sostiene mi cabeza en alto.
4 Clamé al Señor
,
y él me respondió desde su monte santo.
Interludio
5 Me acosté y dormí,
pero me desperté a salvo,
porque el Señor
me cuidaba.
6 No tengo miedo a los diez mil enemigos
que me rodean por todas partes.
7 ¡Levántate, oh Señor
!
¡Rescátame, Dios mío!
¡Abofetea a todos mis enemigos!
¡Destroza los dientes de los malvados!
8 La victoria proviene de ti, oh Señor
;
bendice a tu pueblo.
Interludio