17 No permitas que me avergüencen, oh Señor
,
pues a ti clamo por ayuda.
Que los malvados pasen vergüenza,
que queden callados en la tumba.