22 Lleno de pánico, clamé:
«¡Me han separado del Señor
!».
Pero tú oíste que supliqué misericordia
y respondiste a mi pedido de auxilio.