8 No me entregaste a mis enemigos
sino que me pusiste en un lugar seguro.