22 Que tu amor inagotable nos rodee, Señor
,
porque solo en ti está nuestra esperanza.