8 Que todo el mundo tema al Señor
y todos estén ante él con temor reverente.