22 Pero el Señor
redimirá a los que le sirven;
ninguno que se refugie en él será condenado.