7 Pues el ángel del Señor
es un guardián;
rodea y defiende a todos los que le temen.