8 Prueben y vean que el Señor
es bueno;
¡qué alegría para los que se refugian en él!