2 Ciegos de presunción,
no pueden ver lo perversos que son en realidad.