21 Los perversos piden prestado y nunca pagan,
pero los justos dan con generosidad.