16 Dije en oración: «No dejes que mis enemigos se burlen de mí,
ni que se regodeen en mi caída».