3 Cuanto más pensaba,
más me enardecía,
hasta que disparé un fuego de palabras: