11 Pues tu esposo, el rey, se deleita en tu belleza;
hónralo, porque él es tu señor.