5 Tus flechas son afiladas; traspasan el corazón de tus enemigos,
y las naciones caen a tus pies.