2 Pues el Señor
Altísimo es imponente;
es el gran Rey de toda la tierra.