8 Habíamos oído de la gloria de la ciudad,
pero ahora la hemos visto en persona,
la ciudad del Señor
de los Ejércitos Celestiales.
Es la ciudad de nuestro Dios;
él hará que sea segura para siempre.
Interludio