2 Escucha mi grito de auxilio, mi Rey y mi Dios,
porque sólo a ti dirijo mi oración.