4 Oh Dios, la maldad no te agrada;
no puedes tolerar los pecados de los malvados.