9 Mis enemigos no pueden decir la verdad;
sus deseos más profundos son destruir a los demás.
Lo que hablan es repugnante, como el mal olor de una tumba abierta;
su lengua está llena de adulaciones.