8 No tengo quejas de tus sacrificios
ni de las ofrendas quemadas que ofreces constantemente.