14 Perdóname por derramar sangre, oh Dios que salva;
entonces con alegría cantaré de tu perdón.